Inicio Tourcantabria.com

FotoPaseuco por Valdeolea

  • 591 reproducciones
Subido por: TourCantabria . Categoría: Cantabria . Añadido en: 03 Mayo 2014.
En este vídeo:
Descripción
El pasado 6 de Abril realizamos el FotoPaseuco por el municipio de Valdeolea. Organizado por la "Asociación Cultural Grupo Fotografico Rincones de Cantabria" comenzando por la localidad de Mataporquera, después nos desplazamos a la Iglesia de Santa Maria de Las Henestrosas, donde nos hicimos la foto de grupo y tras lo cual comenzamos a capturar el interior de la iglesia y su entorno. Después de un buen rato en el lugar cogimos los bártulos y nos acercamos al palacio de La Corralada, allí nos recibió su dueño, Pepin el de Las Henestrosas y nos abrió la ermita de Santa Ana que se encuentra en su interior. Al terminar esta visita nos dispusimos a rematar la mañana visitando el Menhir "El Cabezudo". Desde el cotero donde se encuentra pudimos apreciar toda la amplitud del valle y sentir el aire que durante siglos a curtido esta tierra del sur de Cantabria. Eran las 14:00 cuando nos dirigimos al restaurante "La Cuchara del Camesa", lugar en el que nos esperaba un guiso de olla ferroviaria de campeonato, no entráremos en detalles, porque nos es imposible explicar como estaba todo de exquisito, lo mejor que podéis hacer es pasaros por ahí cuando podáis y comprobarlo vosotros mismos, todo un lujo. Al terminar la comida y la sobremesa, nos dirigimos a la iglesia de Santa Olalla para visitar las pinturas murales que se encuentran en su interior, allí y para sorpresa de todos, nos esperaban Alberto, Jesús y Àngel, tres rabelistas Campurrianos que con sus tonadas dentro de ese marco hicieron las delicias de todos nosotros, ni que decir tiene fueron modelos de excepción para nuestras cámaras. El día ya tocaba a su fin y decidimos dar un paseo por un tramo del río Camesa, que se encuentra próximo a la iglesia, tras visitar su molino y el puente románico de Mata de Hoz, desandamos el trecho recorrido, que nos sirvió para charlar y comentar un poco como había transcurrido la jornada y de paso bajar la comida, la verdad es que nos sentó muy bien. Una vez llegamos donde teníamos los coches aparcados nos despedimos y dimos por finalizada la jornada, ahora queda ver la imágenes capturadas y recordar todos los rincones visitados.
Más